Walter Salvador Dionisio Pagano

En la jerga de la patota lo conocían como Sergio Paz o Sergio 2. En realidad era Walter Salvador Pagano, Personal Civil de Inteligencia del Ejercito, que revistaba en el Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, con una especialidad, la tortura.

Walter Salvador Pagano, es identificado en el “grupo de tareas” que secuestra y asesina al doctor Felipe Rodríguez Araya y el profesor Luis Eduardo Lescano. Su participación en este hecho está denunciada por quien fuera uno de sus cómplices, Germán Francisco Bueno, alias “Germán Benegas” ante Organismos de Derechos Humanos y obra en los archivos nacionales de la CONADEP. No fue este el primer acto criminal de Pagano, pero si el primero del cual consta documentación.

Denuncia Germán Bueno, entre otras cosas (la grabación dura varias horas): “El más peligrosos de todos, el que más repercusiones tiene, se llama Walter Salvador Pagano, alias “Sergio Paz”, él, yo no recuerdo ahora fehacientemente el día exacto, si fue en el 75 o 76 cuando lo matan, aparece muerto en la Autopista Rosario‑Santa Fe, el abogado Felipe Rodriguez Araya”…”este hombre que en ese entonces hacía defensa de personas que estaban detenidas por haber participado en hecho caratulados subversivos. Walter Pagano fue quien lo ejecutó, lo retiró del domicilio, esto lo llegué a saber directamente porque en ‘el ambiente’ como se llamaba, se sabían los nombres y el se jactaba de todo eso, él fue quien realmente lo ejecuta, lo ejecutan en la autopista”.

Las muertes de Rodríguez Araya y Lescano fueron con torturas atroces previas, que no merecen el relato íntimo por respeto a las víctimas, pero si realmente quiere conocer el nivel de asesino, perverso y morboso de Pagano, puede solicitar tal información en ámbitos policiales o judiciales de la provincia.

También denuncia el ex‑represor Germán Bueno, el 26/12/1986 ante la Fiscalía de la Cámara Federal (del doctor Strassera): “Pagano me relató que él había ejecutado al hijo del doctor Imhoff médico de la ciudad de Rosario, explicándome que la ejecución la llevó a cabo “mediante un solo golpe de karate” para que “sirviera de ejemplo y algunos otros entendieran bien las cosas”. Y manifiesta: “el comentario lo hacía para que yo pensara en mis hijos”…

Desde su actividad como enlace entre la SIDE, el Ejército y la U.R. II de la Policía Provincial, al mando entonces del Comandante de Gendarmería Agustín Feced, hasta que fue detenido, Walter Pagano viene operando en la ciudad de Rosario y la región.

Operó en los centros de detención y exterminio de La Calamita, la Quinta de Funes y Escuela Magnasco.

Está acusado de atentados con explosivos quedando imputado por la voladura del frente de la empresa de Heraldo Poet (2do. semestre de 1987) de calle Moreno al 2000.

Los datos que lo relacionan con el Secretario de Seguridad de la Provincia de Santa Fe durante la gobernación de Reutemann, Enrique Alvarez, con quien trabajó en la Delegación Rosario de la SIDE durante la Dictadura Militar, están referidas al inicio de la gestión del mencionado Alvarez, durante su gobierno, y se refiere a los mecanismos de recaudación del juego ilegal.

Impune por la Ley de Punto Final, a Pagano se lo ha visto permanentemente en movilizaciones, facultades, sindicatos, aprovechando momentos de aislamiento de militantes para amenazarlos y agredirlos en tales circunstancias, jactándose de sus condiciones de supuesto karateca.

 

Texto extraído de una carta abierta de APDH Rosario al entonces Gobernador Reutemann (Agosto de 2002), publicada en la contratapa del diario Rosario/12

 

Aún no hay comentarios.

Aún no hay trackbacks.